28thMar

Nuestra Gestión en 2016



Cerca de 294 mil personas beneficiadas en Bogotá por el Banco de Alimentos en 2016

 

  1. Durante el 2016 se entregaron cerca de 14 mil toneladas de productos a población vulnerable.
  2. A la vez, 1.041 organizaciones se beneficiaron dando ayuda a 294 mil personas.
  3. Se destaca el Programa de Recuperación de Excedentes Agrícolas – PREA, en alianza con Corabastos donde se recuperaron 1.271 toneladas de alimentos.

En la Asamblea de Socios, Fundadores y Donantes, el Banco de Alimentos de Bogotá presentó su balance del año 2016. Dicho encuentro fue presidido por el señor Cardenal  Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá, Primado de Colombia y Presidente del CELAM, a quien se le hizo un homenaje con la portada del Informe con motivo de sus 50 años de Ordenación Sacerdotal  y 25 años de Consagración Episcopal.

De esta Asamblea participa como Presidente de la Junta Directiva, el Señor  Cardenal Rubén Salazar Gómez, los Obispos de las diócesis vecinas, los vicarios episcopales, empresarios, fundadores y algunos donantes.

Contamos con la presencia de 5.556 voluntarios de 54 empresas, 1.201 estudiantes de 32 universidades, para llegar a 1.041 Organizaciones y a cerca de 294.000 personas que se beneficiaron en Bogotá y en los municipios circunvecinos.

La población con mayor beneficio en 2016 son los niños (72.479); seguidos por jóvenes (24.626); adultos (23.390); adultos mayores (9.398) y 41.017 familias,(164.068) personas aproximadamente que contaron con una alimentación sana y saludable.

El Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez, expresó su enorme satisfacción por un año más de labores cumplidas presentadas en el Informe de Gestión del año 2016: “Una ciudad y un país verdaderamente en paz solamente nacerá cuando podamos garantizar a los más vulnerables de nuestra sociedad las condiciones alimentarias mínimas para mantener una vida digna. En ese sentido, la Fundación Banco Arquidiocesano de Alimentos no solamente está satisfaciendo la necesidad prioritaria de miles de personas, sino ante todo sentando bases sólidas para la construcción de la verdadera cultura de la paz y del desarme”.

Así mismo, el Padre Daniel Saldarriaga Molina, Director Ejecutivo del Banco de Alimentos agradeció a los que siguen tan comprometidos desde el comienzo y a los que se han ido sumando: “Nuestra gran ilusión hoy, es llegar a más familias, el poder de sentarse a la mesa, nos exige creatividad e innovación. Ayudar a que más gente modifique hábitos alimentarios y se comprometa con la alimentación sana y saludable es un reto.  Para muchos de nuestros pobres, hay obligaciones que anteceden a la satisfacción del hambre y esta es a su vez, la gran promotora de violencia y enfermedades. En todo esto, aplicamos la llamada del Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez: que lo que hacemos sepa a Evangelio”.

Durante la presentación del Informe de Gestión se hizo elección de Junta Directiva reeligiendo a sus integrantes:  Carlos Enrique Cavelier Lozano, Presidente de la Junta Directiva del Banco de Alimentos, Productos Naturales de la Sabana – Alquería, Jaime Garzón de Price WaterHouseCooper, Fabián Restrepo Zambrano de Productos Alimenticios Doria S.A.S., Alejandro Estévez Ochoa de Plantar de Colombia S.A., Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez, Presidente de la Asamblea de Socio Fundadores, Arzobispo de Bogotá, Primado de Colombia, Germán Serrano Peña de Thomas & Greg, Mauricio Ferro Cadena de Edelman-Position, Padre Julio Solórzano Solórzano , Delegado de la Arquidiócesis de Bogotá.

El Banco de Alimentos quiere seguir contando con la participación de más empresarios y personas de buena voluntad que se quieran unir en la lucha contra el flagelo del hambre, según la Secretaría de Gobierno de Bogotá se calcula que cerca de 1.940.000 personas no tienen seguridad alimentaria.

“No nos desanimemos en este empeño común por una ciudad en paz. El empeño común sintetizado en el Banco de Alimentos entre empresarios, instituciones y la Iglesia Católica está contribuyendo eficazmente a derrotar la violencia que tanto daño nos ha hecho, y a crear la ciudad reconciliada en la que todos anhelamos vivir”. Cardenal Rubén Salazar Gómez.