24thMar

Logramos lo “impensable” durante la pandemia.

Durante el año 2020, un año enmarcado en un contexto atípico en cuestiones sanitarias, la labor, esfuerzo y dedicación del Banco de Alimentos de Bogotá NUNCA se detuvo. El 2020 fue una “prueba” que nos hizo demostrar de qué estamos hechos los colombianos, las personas del común, las pequeñas y grandes empresas; y sobre todo nos demostró, que pese a las adversidades, la solidaridad siempre estará en nuestros corazones.

Lea la nota completa de la Conferencia Episcopal de Colombia aquí