16thOct

Iglesia celebra Día Mundial de la Alimentación

estadisticas

Ante la situación de inequidad y con el firme propósito de erradicar el hambre, el Banco de Alimentos de Bogotá ha impulsado diversas iniciativas para lograr su objetivo, entregando más de 100 mil toneladas de alimentos a poblaciones vulnerables en sus doce años de trabajo.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en América Latina, durante el último año se desperdiciaron alrededor del diez por ciento de las cosechas. En el 2012 en Colombia la producción agrícola superó los 25 millones de toneladas y se calcula que de ésta se desaprovecharon cerca de 2.5 millones. De acuerdo a un estudio del mismo organismo, en la actualidad cerca de 5 millones de colombianos padecen hambre.

En la celebración del Día Mundial de la Alimentación la FAO resalta los esfuerzos constantes de los Estados miembros de su organización por dar una solución a la problemática del hambre.

La desnutrición se puede evitar por eso el Banco de Alimentos de Bogotá trabaja todos los días para solucionar esta problemática. Fiel a su compromiso busca los recursos que le permitan entregar más platos de comida a quienes, confiados en su labor, construyen un mañana libre de pobreza.

Por su parte el Papa Francisco denunció este miércoles «el despilfarro de alimentos» y la mentalidad dominante de considerar el hambre como «un hecho ineluctable» en un mensaje enviado a la FAO con ocasión de la Jornada Mundial de la Alimentación.

«Paradójicamente, en un momento en que la globalización permite conocer las situaciones de necesidad en el mundo y multiplicar los intercambios y las relaciones humanas, parece crecer la tendencia al individualismo y al encerrarse en sí mismo, lo que lleva a una cierta actitud de indiferencia -a nivel personal, de las instituciones y de los Estados- respecto a quien muere de hambre o padece malnutrición, casi como si se tratara de un hecho ineluctable», escribió en un mensaje enviado al director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el brasileño José Graziano Da Silva.

Tomado de: CEC