1stDic

El fin de un ciclo: ¡la puerta abierta hacia las acciones!


“Nuestro cuerpo es territorio de derechos”

Secretaría de Integración Social- SDIS


El Primer Ciclo de Formación del Programa Tejiendo Comunidad contó con la participación de 10 ponentes  que donaron su conocimiento, a quienes el Banco de Alimentos de Bogotá agradece por su aporte al desarrollo íntegro de las organizaciones beneficiarias.


El pasado martes 21 de noviembre finalizó el Primer Ciclo de Formación Tejiendo Comunidad, espacio que permitió realizar un ejercicio dialógico entre organizaciones y diversos actores que donaron su conocimiento, para apoyar a los líderes en la gestión de sus organizaciones desde diferentes perspectivas. El trabajo individual, la comunicación, el reconocimiento de órganos de control, el liderazgo y la gestión de proyectos, fueron algunos de los temas que este ciclo permitió tocar y entender de una mejor forma.

La jornada que le dio fin este año al Programa Tejiendo Comunidad, liderado por Juana Ramírez, trabajadora social del Banco de Alimentos de Bogotá, generó reflexión frente a los tipos de violencia y abuso sexual en menores de edad. Dicha reflexión fue transmitida por parte de integrantes de la Secretaría Distrital de Integración Social liderados por Gilma Escobar, comisaria de familia de la Secretaria Social, que estuvieron en las últimas sesiones realizando el “Proceso de Prevención de Entornos Protectores y Territorios Seguros” con los líderes, brindando información sobre legislación y procedimientos a seguir con las instituciones del gobierno, según los casos que se presenten en cada organización.

“Tenemos un gran potencial en todas estas personas que pueden ser las multiplicadoras en todas las localidades de Bogotá de toda esta información. Hay un potencial muy grande para aprender a mirarnos como lo que somos, sujetos de derechos humanos y propender por el respeto al interior de la familia y a la no violencia intrafamiliar, violencia sexual y la explotación sexual de menores. Hicimos hincapié a la parte legal, para que sepan cómo activar las rutas según los casos que se les pueda presentar en sus comunidades. La idea es que la persona que participó, reciba la certificación y salga de aquí con un compromiso de replicar y llevar a cabo todo lo que conoció”, resaltó la comisaria Escobar.


En esta ocasión la Secretaría Distrital de Integración Social, invitó a los líderes de las organizaciones a apoyar a sus beneficiarios en la salida del “Síndrome de Acomodación”, un espacio en donde la víctima de violencia, no encuentra salida ni alternativa y se acomoda a vivir siendo violentada.

De la misma manera, la situación de la realidad de muchos adolescentes y jóvenes en Bogotá incentivó a un debate por la búsqueda de soluciones en las comunidades vulnerables donde muchos de los jóvenes caen en la drogadicción, el alcohol y la delincuencia. El último estudio de la Secretaría de Salud y de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), dice que en Bogotá los jóvenes entre los 18 y 24 años, son el grupo poblacional que más consume drogas. Sin duda alguna, una realidad que las organizaciones beneficiarias del Banco de Alimentos tienen que combatir, siguiendo los procedimientos con los órganos de control y protección pertinentes para cada caso.

Tejiendo comunidad abrió las puertas para que se considere el papel de los líderes como forjadores de sociedad, entendiendo que la capacitación es importante para seguir trazando pasos en la lucha contra el hambre y todas las problemáticas que existen en las comunidades. De la misma manera, invita a las organizaciones a unirse a los programas que el Banco de Alimentos de Bogotá genera.

#JuntosContraElHambre