Alimento para el Alma, son los documentos que el Papa Francisco ha dispuesto para enriquecer nuestro caminar en la vida católica.

Por esta razón, el Banco de Alimentos se encarga de la impresión de las mismas, para distribuirlas a un valor mínimo entre las organizaciones, parroquias o personas naturales que deseen leer estos documentos tan importantes.