15thNov

10 razones por las que comerciantes de Corabastos son héroes contra el hambre

Los superhéroes del cine y las historietas, la manera épica en que seres de carne y hueso han salvado a millares de personas en las películas, las historias de hombres y mujeres que dan la vida por los demás, han sido tema de conversación con nuestros amigos y familiares casi siempre alrededor de la mesa.  Posiblemente, muchos de esos actos heroicos han marcado la manera en que comprendemos el mundo y la vida misma; los bomberos, los policías, los médicos, los profesores, hacen su labor con una entrega total porque su proyecto de vida se ha convertido en su trabajo y su trabajo en su proyecto de vida, pero también hay héroes anónimos que impactan de manera positiva la vida de al menos una persona en el mundo, ¡y eso, lo vale todo!.

 

Te presentamos 10 razones que destacamos de nuestros donantes en Corabastos, que han querido sumarse como héroes a esta lucha contra el Hambre.

  1. Su jornada comienza mucho antes que la gente común.

La dinámica en cada bodega es diferente, algunos empiezan labores a las dos de la mañana, otros a las cuatro y otros a las seis. Aunque se trate de hombres y mujeres con gran disciplina en su trabajo, siempre saben en qué momento empieza la jornada pero no cuándo termina; se trata de jornadas de doce, dieciséis y hasta veinticuatro horas seguidas.

  1. Sacrifican tiempo con sus seres queridos.

Las largas jornadas consumen la mayoría de su tiempo porque el objetivo primordial es conseguir una mejor calidad de vida para sus familias y para ello, el sacrificio es su espada y escudo. Esto implica no participar de fechas importantes, ausentarse en los cumpleaños de sus hijos, pasar un domingo entero entre frutas, verduras, alzas y bajas en los precios, o dejar la celebración de su aniversario de matrimonio para cuando haya tiempo.

  1. Abastecen el país entero con sus cosechas.

La tercera central de abastos más grande de Latinoamérica Corabastos, tiene un área de 420.000 metros cuadrados, comercializa alrededor de 11.500 toneladas de alimentos gracias al arduo trabajo de aproximadamente 5.300 comerciantes ubicados en 53 bodegas. Todos estos alimentos son distribuidos en tiendas, supermercados, plazas de mercado y restaurantes a nivel nacional.

 

  1. Hacen un montón de cosas al tiempo.

Son ágiles y multitasking; perfectamente desayunan, despachan un pedido y reciben llamadas telefónicas al mismo tiempo sin restarle importancia a ninguna actividad. Es bonito encontrar que las cuentas se hacen con lápiz y papel y los cálculos son mentales, sin calculadora. Aunque son muchos los que han ido incluyendo dispositivos electrónicos que les automaticen los procesos, las tareas en general las siguen haciendo de manera artesanal.

  1. Saben de dónde vienen y para dónde van.

Hemos tenido la oportunidad de conocer muchas historias conmovedoras sobre los inicios de algunos comerciantes en esta central de abastos. En su mayoría han empezado su camino como empresarios ‘desde abajo’; muchos trabajaron para campesinos y hacendados en sus pueblos y veredas de origen, otros dieron sus primeros pasos cargando bultos o seleccionando y limpiando productos sin ningún capital semilla en este monstruo de los negocios. Ahora que han logrado crecer, tener sus propios negocios y ser alguien en sus bodegas, no olvidan que este ha sido el lugar que les ha permitido progresar para lo que su sentir más profundo es el de ser agradecidos.

  1. ‘Fracaso’ no es una palabra dentro de su léxico.

Las reflexiones que uno encuentra conversando con los comerciantes donantes de nuestro Banco de Alimentos, es que en los negocios ‘a veces se gana y a veces se aprende’.

  1. Los frutos de su trabajo se ven en el día a día.

Los comerciantes no pierden el tiempo para desperdiciar las cosechas sino que las donan porque algunos han experimentado pasar hambre y saben el bien que pueden hacer con esos productos.

  1. Su heroísmo comienza por ser ejemplo en las situaciones más sencillas

Entre las muchas personalidades y maneras de concebir los negocios, se encuentra que el gran común denominador es que los comerciantes de Corabastos se distinguen por ser amables, sencillos, con buen sentido del humor, dispuestos a servir y conversadores. En la experiencia con nuestro Banco de Alimentos de Bogotá, hemos encontrado más de seiscientos corazones abiertos a ayudar a quienes pasan hambre en nuestra ciudad y esperamos que más se sumen.

  1. Son personas preocupadas por el bien de los demás.

Junto a ellos hemos vivenciado los dos lemas que promovemos en Corabastos: “Alimenta más, desperdicia menos” y “Más comida en los comedores, menos en los contenedores”.

  1. Gente buena papa, gente 24/7

Corabastos está abierta al público durante las 24 horas del día, 362 días del año. Cierra sus puertas únicamente el viernes santo, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

¿Qué otras razones descubres en los héroes contra el hambre?

Leave a Comment